miércoles, 26 de junio de 2013

Fuera el BBVA de nuestra EDUCACION!!


La Plataforma contra el BBVA, por medio del sindicato de la enseñanza STEE-EILAS que participa en ella, denuncia la intromisión del BBVA en los Cursos de Verano de la UPV-EHU, una vez más, para lavar su imagen a costa de dinero.

La Universidad del País Vasco, de la mano del BBVA

Ayer se inauguraron oficialmente los Cursos de Verano de la UPV/EHU y la conferencia inaugural corrió a cargo de Rafael Pardo Avellaneda, presidente de la Fundación BBVA. El título de su charla fue: 'De la alfabetización científica a la cultura científica en las sociedades
avanzadas' No sabemos de qué cultura científica habló, pero sí que conocemos muy bien lo que hace el BBVA aquí, en América Latina y en otras latitudes. Pero lo que realmente nos preocupa es que la UPV/EHU haga de altavoz de esa institución financiera conocida a nivel mundial no
precisamente por sus aportaciones a la cultura científica, sino por su actividad económico-financiera plagada de violaciones de derechos humanos, laborales e impactos medioambientales.
El BBVA es un caso particular dentro del entramado financiero mundial que sufrimos y que funciona sin ningún tipo de ética: en al año 2012 el BBVA obtuvo un beneficio de 1.635 millones de euros -Francisco González, presidente del banco, gana 2,96 millones en efectivo más acciones en 2012- mientras la gran mayoría de la ciudadanía se encuentra inmersa en una profunda crisis. Crisis provocada por la especulación llevada a cabo por los propios bancos y cuyas consecuencias seguimos pagando ciudadanas y ciudadanos a través de la desviación de fondos estatales y la oleada de desahucios. Los beneficios del BBVA se deben en gran parte a su participación financiera en megaproyectos con un grave impacto
ambiental, social y humano.
En los Cursos de verano no habrá hablado de los despidos de sindicalistas, de sus inversiones en fábricas que producen armas de distinto tipo, o de sus inversiones en empresas, minas e industrias metalúrgicas totalmente contaminantes que están exterminando poblaciones indígenas en Chile, en Perú y a lo largo del planeta.
Habrá hablado seguramente de Responsabilidad Social Corporativa, esa etiqueta tan de moda que es utilizada por empresas como el BBVA como cortina de humo con la que ocultar los impactos negativos que están provocando en las sociedades del Norte y del Sur: violación de los derechos humanos, incumplimiento de medidas de seguridad laboral, discriminación de género, incumplimientos laborales, explotación infantil, impactos ambientales y generación de deuda ecológica, erosión de democracias por corrupción, y un largo etc.
Pero lo peor de todo es que lo ha hecho con un aval “académico”, cuando lo que desde la UPV/EHU se debería impulsar es una labor de denuncia de los expolios y las vulneraciones de derechos que lleva a cabo el BBVA y tantas y tantas empresas y entidades financieras.
La excusa será que el BBVA financia los Cursos de Verano. No es la primera vez que algunas y algunos hemos cuestionado la entrada de financiación privada en la Universidad.
La respuesta siempre ha sido que cómo vamos a rechazar una financiación si no se pide nada a cambio. Ahora queda claro que sí hay algo a cambio: la ausencia de toda crítica a su actividad y la legitimidad que se le ha dado a sus prácticas tanto se llamen filantrópicas como
académicas.
El BBVA ha sido acusado y declarado culpable de graves, claras y persistentes violaciones de los principios, normas, convenios y pactos internacionales que protegen los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y ambientales de las personas por el
Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP), tribunal simbólico y de opinión, con origen en los “Tribunales Russell” sobre Vietnam (1966) y constituido formalmente en 1979 por un amplio grupo de juristas internacionales.
No valen excusas, la UPV/EHU, como universidad pública, nuestra universidad, no puede ser cómplice de una política que bajo esa máscara de la Responsabilidad Social Corporativa, se enriquece a costa de expoliar tierras, pueblos indígenas, medio ambiente, comerciar con armas, y un largo etcétera de vulneraciones de derechos. Ya es hora de exigir que respete el Derecho Internacional sobre Derechos Humanos y que cumpla la ley. No creemos en su “ética” empresarial.
¿La UPV/EHU no podía haber invitado a otra persona a impartir la conferencia inaugural de los Cursos de Verano? ¿El BBVA es representante de un conocimiento científico al servicio de la ciudadanía? ¿Resulta indiferente que sea el BBVA quien inaugure los Cursos de Verano cuando su nombre aparece vinculado al sufrimiento de miles y miles de personas a lo largo del planeta?
La UPV/EHU debería impulsar una cultura científica crítica y transformadora, poniéndose a favor de quienes defienden un sistema social basado en la justicia y en la igualdad. Debería poner todos sus medios a favor de esa transformación social, pero nos tememos que tendrá que ser en otros Cursos de Verano.

En Leioa a 26 de junio de 2013
STEE-EILAS de la UPV/EHU




Se ha producido un error en este gadget.