viernes, 29 de enero de 2016

Estadio BBVA de Monterrey(Méx) afecta área natural protegida

Ubicado en medio de un área natural protegida y a menos de 50 metros de un zoológico, el estadio BBVA de Monterrey causará graves afectaciones a uno de los pocos pulmones de la ciudad de Monterrey.


En un ambiente aislado y completamente vigilado, Enrique Peña Nieto inauguró en agosto 2015 el estadio BBVA Bancomer, Estadio de Futbol Monterrey en el municipio de Guadalupe, estado de Nuevo León.
Peña Nieto sólo estuvo acompañado por directivos del club, así como por el gobernador en funciones, Rodrigo Medina, y el electo, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco.
La razón no fue anunciada, pero es claro que, al ser un espacio para 51 mil personas y estando Peña Nieto en su nivel más bajo de aceptación en lo que va de su sexenio, la razón bien pudo ser que quería evitar abucheos y reclamos ante el aumento de la desigualdad y la violencia que se extiende en México desde que inició su mandato.
La construcción del estadio estuvo planeada desde el año 2008. Sin embargo, al momento de su inauguración, las obras aún estaban incompletas.
Según señala Proceso, “Aunque ya está listo el interior del estadio, en el exterior aún hay numerosas obras inconclusas, principalmente las vialidades y los andadores peatonales que, si bien quedarán terminados para este viernes por la noche, como acordó el alcalde César Garza.” Todos estos retrasos, por supuesto, no tienen explicación oficial.
Desde que el proyecto fue anunciado se enfrentó a la oposición permanente por grupos de ambientalistas que señalaron que las 25 hectáreas en donde se ubica el terreno del estadio pertenecen a una histórica zona de bosque conocido como Parque La Pastora, y que es una de las pocas áreas verdes que se ubican en Monterrey, lo cual localifican como ecocidio. Según esta información, el proyecto en sí fue ilegal al ser el terreno del bosque La Pastora, un área natural protegida.
El proyecto fue financiado por la empresa Fomento Económico Mexicano S.A.B. de C.V. (FEMSA) con la autorización del Estado de Monterrey. El gobierno estatal le cedió el uso de suelo durante 60 años, para lo cual optó por redelimitar los límites del bosque con el fin de poder dar pie a la construcción del estadio. Esta acción, además de los problemas de deforestación, se suma al daño que le provocará al río La Silla, uno de los pocos cuerpos de agua que quedan en la ciudad de Monterrey.
En el área natural protegida habitan al menos 107 especies de fauna, entre las cuales se destacan especies en protección especial, amenazadas y en peligro de extinción. Es, entre otros, el caso del loro cabeza amarilla, especie que verá sus hábitos perturbados debido a la contaminación auditiva procedente del estadio, además de la contaminación atmosférica que resulta por lo general de este tipo de espectáculos.
Por si fuera poco, la dirección del zoológico La Pastora, junto con activistas por los derechos de los animales han denunciado, que debido al juego de apertura de los Rayados de Monterrey, el mismo domingo 2 de agosto, a causa del ruido de la pirotecnia los animales sufrieron una alteración fuerte. Esto fue debido a que jamás tuvieron que presenciar algo parecido, lo cual fue recopilado en un video que ya recorre las redes sociales.
Defensores de los derechos de los animales solicitaron a la directiva del club regio no utilizar pirotecnia en el estadio.El zoológico de La Pastora tiene más de 700 animales y opera desde la década de los ‘80 en el estado. Al año, recibe alrededor de 12 millones de pesos de presupuesto para mantenimiento. Sin embargo, habitantes de la localidad han denunciado un "abandono" de las autoridades.
Estos hechos demuestran que no sólo el futbol es un gran negocio para los empresarios, sino que los capitales privados cuentan con todas las garantías del gobierno de turno para atentar contra espacios naturales y especies supuestamente protegidas.
Se ha producido un error en este gadget.