jueves, 11 de junio de 2015

Fuera el BBVA de la educación de una vez!!

Desde la Plataforma contra el BBVA, compuesta por grupos ecologistas, antimilitaristas, internacionalistas y sindicatos con representación en la enseñanza, al finalizar este curso 2014-2015 queremos denunciar la injerencia en la educación del BBVA y que se ponga fin a su intromisión para el próximo curso.
El BBVA inició en programa “Valores de futuro” en el 2009 para el alumnado de Primaria y de la ESO. En todos estos años nos hemos dirigido a todas las escuelas vascas alertando de sus intereses ocultos. Según sus datos para 2015-2016 en este programa han participado estudiantes de 4.548 centros de todo el estado. Llama la atención la participación sobre todo de centros concertados y confensionales. Por otra parte, denotamos la baja presencia de centros de la Comunidad Autónoma Vasca que aducimos a la labor de la Plataforma contra el BBVA para alertar de los intereses espurios de este programa.

Pese a ello entendemos la participación a nivel estatal muy alta superando sus números iniciales, por lo que queremos anunciar la continuación de nuestra campaña para exponer este tipo de programas. Además de “Valores de futuro” otras compañías inancieras también intentan su introducción en la educación para formar nuevos clientes y idelizarlos. Así tenemos similares métodos de la Fundación Iberdrola o de la Fundación Botín (Santander) con su “Empieza por Educar”.
Las instituciones públicas son culpables también. En nuestro caso el Gobierno vasco ha expedido contratos a entidades privadas por estos “servicios”. De la misma forma el BBVA obtuvo también acuerdos de colaboración con Comunidades Autónomas (Castilla-La Mancha, Galiza, Cantabria, etc) para “programas de educación financiera” para estudiantes de ESO y adultos. En Extremadura el Colectivo Alternativo de Aprendizajes CALA se opuso a ellos iniciando una campaña de firmas por internet, que sobre todo sirvió para publicitar esta injerencia.
Nuestras razones
Valores de futuro”, en palabras de los responsables de la entidad bancaria, es “un programa de educación financiera que aborda los contenidos relacionados con el uso responsable del dinero en el marco de una educación en valores (…) cuyo objetivo es promover competencias y valores asociados al uso del dinero, como el esfuerzo, la solidaridad y el ahorro, entre otros, mediante la realización de talleres participativos que fomentan la reflexión y el diálogo en el aula”.
Sin embargo, tenemos razones suficientes para afirmar que este banco no tiene ninguna autoridad para hablar, ni de usos responsables del dinero, ni de valores. El BBVA financia e invierte en empresas armamentísticas como Amper, EADS, Lockheed Martin o Indra, entre otras, productoras de armas nucleares y tecnología militar. El BBVA ofrece financiación millonaria a las grandes transnacionales energéticas, principales responsables de impactos ecológicos a nivel internacional, emisoras de gases de efecto invernadero, productoras de energía nuclear, contaminantes de acuíferos y embalses que destruyen ecosistemas únicos y culturas milenarias, parques eólicos…
Mientras su presidente y los cargos directivos se embolsan sueldos millonarios (más de 2,9 millones y 17.731.00 millones respectivamente), el BBVA despide continuamente a trabajadores, muchos de los cuales los contrata por subcontratas para no tener impedimentos legales. Ahora planea el ERE a 2.000 trabajadoras provenientes de la absorbida CatalunyaCaixa. El BBVA es uno de los mayores evasores de impuestos con 23 sucursales en paraísos fiscales y no titubea a la hora de aplicar comisiones 10 veces mayores que en el estado español en aquellos países de América Latina en los que opera. Por último, no existen datos del número total de desahucios que el BBVA ha perpetrado, si del número que se han resistido y paralizado: 71 desahucios (2014).
¿Puede el BBVA hablar de “valores” y “usos responsables” del dinero teniendo en cuenta cómo lo utiliza?
Estamos por tanto ante una operación de lavado de imagen, dentro de su estrategia de Reputación Social Corporativa. Pero no se trata de una burda campaña más, el BBVA apunta alto, a un objetivo débil y a medio-largo plazo: tras el análisis efectuado por parte de la Plataforma del material y las dinámicas que el programa utiliza, hemos podido constatar que el objetivo central del banco es constituirse como elemento indisociable a las etapas de la vida humana, donde el dinero juega un importante papel, un papel que se antepone a las personas y a sus vidas (cuenta de ahorro, primer préstamo, préstamo hipoteca, plan de pensiones privado). Y lo hace promoviendo la bancarización en edades tempranas (una de las dinámicas consiste en una visita a una sucursal para simular la apertura de una cuenta) y asegurándose así clientes complacientes (a través de la familiarización con los diferentes productos financieros, difundiendo una postura acrítica antes la realidad que nos rodea y promoviendo la búsqueda de la felicidad a través del ocio consumista (dinámicas 12 y 13).
No es ni la primera ni la única doble-campaña en la que el banco se sirve del aparato educativo: El BBVA es el primer financiador de los Cursos de Verano de la UPV-EHU, así como de la Exposición Visual-Sonora de estudiantes de Bellas Artes que acoge anualmente en la sede de su fundación en Bilbao.
Por todas estas razones y por muchas más que denunciamos continuamente (www.bbvagh.org) los diferentes colectivos que formamos esta Plataforma (Ekologistak Martxan, Movimiento de Objeción de conciencia (KEM-MOC), Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL)-Paz con Dignidad, Komite Internazionalistak, Plataforma Vasca de Solidaridad con Chiapas, Kakitzat Koordinakunde Antimilitarista, LKN-CGT (Confederación General del Trabajo) y STEE-EILAS (Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Euskadi) denunciamos la intromisión educativa del BBVA.






Se ha producido un error en este gadget.