viernes, 29 de enero de 2016

BBVA sigue cosechando beneficios financiando impactos ambientales y cambio climático


Derrame de Pemex en Veracruz (México) en 2012
El BBVA anunció unos beneficios en su junta de accionistas anual en Bilbo de 2.618 millones de euros(2014), un 25,7% más que en 2013. También presentó ganancias en todos los lugares en los que está implantado: un 12,2% en Estados Unidos con un beneficio atribuido de 428 millones de euros (+8,9%), Turquía con crecimientos de doble dígito en los ingresos y un beneficio atribuido de 565 millones de euros (+36,3% interanual) y la más dinámica, Latin América con crecimientos por encima del 20%, con México, donde BBVA Bancomer es el primer banco, con ganancias de 1.915 millones de euros (+10,7% interanual). Estos números prueban la apuesta hecha por BBVA de expandirse (como ahora incide en Turquía, Oriente Medio e Indonesia) le reporta grandes beneficios, suponiendo el poder sostenerse entre los bancos grandes (118 en la lista Forbes de mayores empresas mundiales) y crecer su economía (basada en endeudamiento e inflación) y la nuestra a costa de otras más precarias como las latinoamericanas y de grandes proyectos que no son necesarios y/o que suponen gran impacto.

BBVA se ha mantenido como uno de los mayores sustentadores de este sistema que ha hecho quiebra, persistiendo en la misma forma de buscar y ofrecer soluciones que no lo son y que lo único que inciden es en sus beneficios, que se repiten una vez más este año. BBVA perpetúa un sistema de grandes compañías que se hinchan y expanden con deuda y con grandes créditos y que pinchan con desastrosos resultados para la sociedad, habida cuenta de que esas grandes compañías se llevan todas las demás por delante con resultados drásticos para las economías, que incitan a un consumismo desmesurado y que la mayoría de las veces ofrecen productos de poca calidad, utilidad y vida corta, cuando no son grandes proyectos e infraestructuras de efectos irreversibles para la sociedad o el medio ambiente.
Beneficios mediante créditos y refinanciamiento
Entre las actividades principales del BBVA en esta época de debacle económica ha sido la de rescatar (refinanciar, etc) empresas con pufos o en quiebras y entre ellas debemos incluir las principales empresas que suponen destrucción e impactos en el Plantea (cambio climático), tales como las grandes constructoras y todos esos proyectos faraónicos y hoy en día en quiebra (autopistas, trenes de alta velocidad, aeropuertos, construcción, etc) y la mayoría de las empresas estatales, con la que confirman la insostenibilidad de su modelo no sólo en el aspecto socio-ambienta sino también en el económico.
Una de las actividades más lucrativas para el BBVA (y otros) son créditos millonarios que se otorgan entre varios bancos (por el volumen que suponen) y que se conocen como “sindicados”, así como la emisión de deuda de estas empresas, la venta de sus acciones o el asesoramiento en operaciones transnacionales. Desde hace muchos años el BBVA participa y a veces hasta dirige ésos créditos sindicados. Los destinatarios son también grandes transnacionales de gran impacto ambiental y social que generalmente cuentan entre nuestras denuncias. No en vano, este año BBVA lideró este tipo de créditos a nivel estatal y recibió distintos premios en distintos países de compañías interesadas en ser financiadas.
Dentro de las empresas y proyectos que el BBVA financió en 20141 se encuentran las grandes energéticas (REE, Enel, EDP, Iberdrola, Acciona), empresas con proyectos gasistas (Gasoducto del Sur, Enagás), hidroeléctricas con grandes conflictos (Hidroaysén en Patagonia chilena, Quimbo en Colombia, o Ilisu en Kurdistán indirectamente por su pertenencia del banco turco Garanti), nucleares (Areva), eólicas (Gamesa, Demex), petroleras (Repsol, Pemex).
Actividades financiadas de gran impacto son las relacionadas con el transporte, en el que además del combustible tenemos las carreteras y aeropuertos o el derroche del tren de alta velocidad. El tren de alta velocidad es un despropósito ambiental tanto en la construcción de la infraestructura pertinente como en su circulación y consumo energético (un TAV a 300 km/h consume 10.064 Kw/h) que proviene de algún sitio (centrales, otros países, etc). BBVA otorgó distintos créditos a Adif incluidos específicos a este tipo de tren. También a empresas de autopistas (OHL Concesiones, Pinfra Ferrovial) y grandes aeropuertos (Aena). Todas estas infraestructuras, además del impacto de su construcción (extracción de caliza y otros materiales, contaminación y calentamiento global por emisiones, movimientos de tierra, deforestación, etc) son responsables luego, por el uso que se les da, de otra mucha contaminación, calentamiento global2 , extracción y procesamiento de recursos, así como de grandes insumos de energía con sus impactos asociados. BBVA también financió a las grandes empresas de la automoción (Volkswagen) y del transporte (Dicom Transportation Group), responsables de idénticos impactos.
En relación a estas infraestructuras BBVA también financió en 2014 a las grandes constructoras y cementeras (FCC , Cemex, Grupo San José, Unacem, Loma Grande) que tanto daño han hecho no sólo en lo socio-ambiental sino también en lo económico pues fueron responsables de la “crisis del ladrillo” y, como consecuencia, de eso que denominan “crisis”, que 7 años después perdura.
Otras financiadas por BBVA son empresas mineras (Elementia) y de acero (ArcelorMittal) que tan gran impacto producen con sus minas a cielo abierto y plantas de procesamiento, u otras que les suministran material explosivo (Maxam - también para actividad militar). También pesqueras (Pescanova) que han arrasado con la biodiversidad marina o las responsables del modelo agroindustrial de gran impacto (fitosanitarios, transgénicos, etc) como Bayer.


La financiación del BBVA del sector transporte en 2014

En el estado español el gasto y endeudamiento excesivo junto al modelo erróneo que se ha seguido ha resultado en una deuda tremenda generada por las autopistas de entre 4.000 y los 4.600 millones de euros, con ocho autopistas de peaje en riesgo de liquidación. Parte de esa deuda será asumida por bancos extranjero y también por otros nacionales como BBVA.
Este aspecto (refinanciación de deuda constructora y de autopistas) denota el fracaso de un modelo pero también que mientras con unos morosos no hay piedad (desahucios), con las grandes fortunas y empresas, el BBVA y otros bancos grandes son muy consentidores.
La empresa mexicana OHL Concesiones de carreteras fue asesorada por BBVA para solventar su deuda. En julio de 2014 BBVA colocó acciones de la empresa de infraestructuras y autopistas mexicana Pinfra (Promotora y Operadora de Infraestructura) por 8,499 millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).
Obras de la estación de AVE de Adif en  La Segrera (Barcelona) financiadas por BBVA
Mientras otros bancos salían de la autopista de Ferrovial en EEUU, BBVA se mantuvo en su financiación. En enero de 2014 BBVA y otros acreedores refinanciaron la deuda de Ferrovial adquirida en 2009 por 750 millones de euros. BBVA también estructuró la financiación3 del proyecto Rutas de Lima de tres ejes viales de acceso principal a la capital peruana de 1.459 millones de soles. Fue el organizador y financiador de la autopista A66 Benavente-Zamora con un crédito sindicado de 1.604 millones de euros.
En esta situación, ilustrativo el intento de Adif Alta Velocidad en septiembre 2014 por subsanar sus pérdidas que en 2013 todavía eran de 63,9 millones de euros, pese a recortarlas en un 78%. Para ello Adif emitió de nuevo (segunda vez) bonos por un valor de 1000 millones de euros (ampliable a otros 1.000 millones). BBVA vendió bonos de deuda de Adif en mayo por un valor de 840 millones de euros. En 2014 también aconsejó en el crédito a Saba infraestructuras Adif por 141 millones de euros para parkings. BBVA4 también financió la estación de Adif de de Alta Velocidad de La Sagrera (Barcelona) por 270 millones.
BBVA participa junto a una veintena de bancos en la financiación con 1.000 millones de euros del metro de Lima (Perú) de las empresas ACS y FCC. En enero 2014 lideró la venta de bonos del Metro de Santiago (Chile) por 500 millones de dólares.
El BBVA está siendo dirigente del proceso de privatización de AENA, la empresa que controla todos los aeropuertos españoles (48 – incluidos helipuertos). Así, entre 3.000 y 4.000 millones de euros iniciales, la operación subió a 6.425 millones y 8.225 millones, con unos posibles ingresos máximos de 4.030 millones. También fue consejero y financiador en el crédito al aeropuerto Arturo Merino Benítez (Chile) por 800 millones de dólares.
BBVA también supervisó la emisión de bonos de deuda de Volkswagen.
Contribuyó en la financiación de la absorción de la empresa de transporte Dicom Transportation Group por Wind Point

La financiación del BBVA del sector energético en 2014
En noviembre 2014 BBVA fue uno de los responsables de la emisión de deuda de 1.000 millones por Gas Natural Fenosa5. También supervisó la emisión de bonos de deuda de Repsol (cupón del 2,25%) (junto a Natixis, UBS, Caixabank) y de la petrolera estatal mexicana de Petróleos Mexicanos (Pemex) con dos préstamos de 3.250 millones y 2.000 millones de dólares6. En enero de 2014 también facilitó la venta de Pemex de certificados bursátiles 12.500 millones de pesos y en febrero de 2015 actúo de mediador para colocar sus certificados bursátiles por 24.300 millones de pesos mexicanos. También para Mexichem por 1.500 millones de dólares.
Ambas petroleras tiene un oscuro historial. Para información de desastres naturales y sociales en todo el mundo asociados a Repsol ver Repsol Mata, Oilwatch ( www.oilwatch.org) o Ecologistas en Acción (www.ecologistasenaccion.es). Para información en accidentes de Pémex incluyendo derrames, fugas, explosiones en instalaciones, en ductos, afectación a especies y al mismo ser humano ver Greenpeace7 o Veoverde8 .
Crédito a Red Eléctrica de España (REE) por 800 millones. BBVA financió (sistema de financiación innovativa) a la gigante nuclear francesa Areva en 15% y el 20% de su planta de enriquecimiento de uranio Georges Besse 2, de su subsidaria Empresa de Enriquecimiento de Tricastin (julio 2014). El crédito asciende a 650 millones de euros con vencimiento a 10 años de un coste total de casi 4 millones de euros. BBVA también ayudó a la gigante energética Enel (propietaria de Endesa) a sumar 3.2000 millones de euros a través de venta de acciones de Endesa para financiar su deuda y colocó los bonos de su filial Emgesa por 590.000 millones de dólares en Colombia. El dinero obtenido por esta acción tenían como destino la construcción del polémico embalse de El Quimbo, al cual se oponen las poblaciones locales y por el que fue asesinado el activista ambientalista Nelson Giraldo. Además de los obvios impactos ambientales, esta represa provocará el desplazamiento 467 familias e inundará 8.250 hectáreas.
De la misma forma, en abril de 2014, BBVA (junto a J.P.Morgan ) fue responsable de la colocación de bonos de deuda de Endesa Chile en el mercado internacional por 400 millones de dólares. En febrero del 2013 BBVA dirigió al aumento de capital de la subsidiaria de Endesa (ENEL) Enersis, que a su vez era responsable por la Central Hidroeléctrica Ralco, (690 MW de potencia) que tanto impacto ambiental han supuesto y también a las comunidades mapuches. Endesa Chile también impulsaba el también contestado macro-proyecto HidroAysén de embases en los ríos patagónicos de Pascua y Báker que el BBVA financió durante varios años. BBVA también financió la subsidiaria de renovables (en el que se incluyen tanto eólicas como hidroeléctricas) de Enel Green en Chile con 150 millones de dólares.
Financió a una de las principales energéticas del estado, EDP (Energias de Portugal) para realizar ventas de bonos por valor de 236 millones de euros. BBVA lideró en 2014 la venta de bonos de por 600 millones de euros y un crédito giratorio de 3.150 millones de euros.
Este enero (2015) BBVA dirigió una emisión de bonos de Iberdrola9 por valor de 600 millones de euros 10 a ocho años y un crédito giratorio de 2000 millones de euros en 2013 en el que el BBVA fue agente y coordinador. Decir que Iberdrola es un oligopolio energético y que especialmente en los últimos años actúa como verdadera fuerza imponiendo políticas a nivel español. Iberdrola es una compañía histórica en el uso nuclear, actualmente incidiendo en un modelo que supone grandes emisiones de efecto invernadero y una enorme deuda ecológica como el gasista. En otros países como Brasil apuesta por la hidroeléctrica que es responsble de inundaciones, deforestación, desplazamientos, etc
BBVA también actuó como director de de crédito de la casi filial eólica de Iberdrola Gamesa con 236 millones de euro. Aunque ésta se dedica a producción de energía eólica ,la dimensión de los parques y la cantidad que se intenta producir tiene graves impactos, y Gamesa ha participado con Iberdrola y posee parques tan polémicos como los de Tehuantepec en Oaxaca.
Otra empresa que opera allá y para la que también BBVA ha sido gestor de su venta es Demex (Desarrollos Eólicos Mexicanos ) filial de la española Renovalia Energy. Esta empresa ha sido denunciada por varias organizaciones locales11 por usar la fuerza contra pequeños propietarios del Istmo de Tehuantepec. Allá construyó el parque eólico de Piedra Larga en sociedad con Grupo Bimbo, de 333 GW/h a partir de 45 aerogeneradores (GESA).
En 2014 también financió y fue co-director credititicio a Acciona con 325 millones de euros, y coordinador de su emisión de bonos por 1.000 millones de euros. Aunque más diversificada que la anterior y con más impactos por tanto, también le es aplicable lo comentado sobre la eólica a gran escala, sobre todo en Oaxaca.
BBVA otorgó un préstamo de entre 100 y 200 millones de dólares para el proyecto de Gasoducto del Sur (Perú), construido por Enagas y Odebrecht y con una inversión de 3,600 millones de dólares. BBVA también emitió los bonos de deuda de Enagás (Junto a Citi, BNP, Caixabank, Mediobanca, Santander y Mizuho). Desde 2009 estos sumaron 13.000 millones.
BBVA y los oros grandes bancos españoles (Santander, Caixabank, Banco Popular y Bankia) se hicieron con los derechos de cobro correspondientes al déficit tarifario de 2013, que sumaba 3.540 millones de euros. Este cobro fue transferido a las bancos por las eléctricas (Endesa (1.469 millones €), Iberdrola (1.165 millones €), Gas Natural Fenosa, E.ON y EDP)
Por otro lado, la decisión del gobierno de obstaculizar a las renovables a favor de las grandes energéticas para paliar sus pérdidas por la inversión en programas gasísticos (ciclo combinado, gasificación, etc) supuso un impacto en bancos como el BBVA que también habían financiado este sector energético. El volumen de crédito concedido al sector de las renovables fue de unos 1.000 millones de euros (la deuda total incluida la asumida por bancos extranjeros sería de unos 40.000 millones de euros). BBVA y otros bancos, trataron con el gobierno español las posibilidades para garantizar la refinanciación de los propietarios y evitar así que afecte a sus préstamos.

La financiación del BBVA del sector de la construcción y cemento en 2014
BBVA también facilitó la deuda acumulada por una de las grandes constructora españolas, FCC de Esther Koplowitz de 100 millones de euros. Tanto BBVA como Santander accedieron a otorgar dos años más para que la constructora haga frente a su masiva deuda.
BBVA colocó (junto a JP Morgan y Santander) 250 millones de euros del grupo de construcción Aldesa (marzo 2014).
También emitió bonos canjeables por acciones de ACS por 400 millones de euros correspondientes a su participación en Iberdrola.
Otra de las constructoras a quien BBVA reestructuró su deuda fue e Grupo San José. Capitalizó 280 millones de su deuda y haciéndose junto con Popular y Abanca con el 70% de su negocio residencial.
Entre las cementeras (de gran impacto ambiaental y emisiones de efecto einvernadero tanto por la extracción de caliza como por su procesamiento a altas temperaturas), BBVA también contribuyó al despliegue de Cemex en el estado español. BBVA financió la adquisición por Unión Andina de Cementos (Unacem) de la subsidiaria ecuatoriana de Lafarge S.A (Francia)) por 545 millones de dólares. . En el 2013 fue el director del crédito a la empresa cementera argentina Loma Grande con 500.millones de dólares.
BBVA intermedió en la de acciones del Conglomerado mexicano de materiales de construcción Elementia (productos de cobre, aluminio, fibrocemento, concreto, poliestireno, etc)
BBVA: financiacion de impactos  ambientales y cambio climático

Otras financiaciones de gran impacto ambiental y social
BBVA fue uno de los organizadores de crédito de 600 millones de euros a la gigante siderúrgica ArcelorMittal12
MAXAM suscribió un crédito sindicado participado por un total de 16 bancos por 450 millones de euros y coordinado entre otros por BBVA. MAXAM es una empresa productora tanto de explosivos civiles (minería) y militares por lo que cuenta con una gran oposición.
BBVA también arregló un crédito a la gigante Bayer (famaceutica pero también fitosanitarios, transgénicos, etc) de 14.200 millones de dólares apara Merck's (MRK.N).13
BBVA vio en parte a salvo su financiación de la gigante pesquera Pescanova que consiguió un convenio con el que salir del concurso de acreedores con una inyección de capital de 300 millones. La deuda de Pescanova ascendía a 1000 millones de euros.
Incremento de sus áreas de acción
BBVA respaldó la venta de bonds de su subsidiaria turca Garanti en abril 2014 de 6,000 millones de dólares. En 2014 BBVA amplió su participación en Garanti también de 25% a 40 %. Como ya explicamos antes, Garanti Bank es junto a Akbank, el financiador íntegro del embalse de Ilisu en Kurdistán.
BBVA entró fuerte en Asia para realizar préstamos a compañías y proyectos junto a otros bancos europeos. BBVA había abandonado parcialmente el mercado asiático desde 2008 . En junio 2014 BBVA abría su primera oficina para Oriente Medio en Abu Dabi y en septiembre la primera en Indonesia (Yakarta), aduciendo el gran número de empresas españolas allá instaladas. Entre otras nos encontramos a Abengoa (agrocombustibles), Repsol, empresas relacionadas con minería y procesamiento, y muchas de producción textil (Desigual, Blanco, etc)




1 estos no incluyen créditos dados anteriormente y que BBVA todavía mantiene o de los que se beneficia. Para información de créditos anteriores ver informes anteriores)
2 En el estado, el transporte viario suma 62,8% de las emisiones de efecto invernadero y el aéreo 11,6
3 Los otros son Credicorp Capital y Goldam Sachs
4 Santander, CaixaBank, Bankia y el ICO
5 Barclays, Santander, CaixaBank, BBVA, BNP Paribas, Nomura y JP Morgan
6 Junto a Bank of Tokyo Mitsubishi, BNP Paribas, Credit Agricole, Mizuho, Natixis, Societe Generale y Sumitomo.
7 http://www.greenpeace.org/mexico/Global/mexico/Docs/2012/El%20derrame%20del%20d%C3%ADa.pdf
8 www.veoverde.com/2013/07/el-impacto-de-pemex-en-el-medio-ambiente
9 Para impactos de Iberdrola ver IberTrola ( IberTrola.blogspot.com)
10 Además: Bankia, Credit Suisse Securities, ING y Unicredit Bank.
11 Comité de Resistencia al Proyecto Eólico de Unión Hidalgo, Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio, el Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER), y el Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC)
12 Junto a Barclays, Credit Agricole CIB, Commerzbank y CM-CIC
13 Además de BBVA figuraban como organizadores crediticios Santander, Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ, Barclays, Citigroup, Commerzbank, Credit Agricole CIB, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs, HSBC, JP Morgan, RBS, Societe Generale, SMBC y Unicredit
Se ha producido un error en este gadget.